Relanzando la empresa

Estos últimos años, sin duda, nos han enseñado que todas las empresas tienen que estar abiertas al cambio, y también, que la contención en los gastos no es el camino para mantener los niveles necesarios de producción o de crecimiento.

Asumir que hay que hacer cambios para relanzar una empresa es un acto de humildad y valentía, y hacerlo en un momento bueno de la empresa, es además un acto de gran visión empresarial, pero lo verdaderamente complicado es implantar los cambios y conseguir que toda la empresa reme en la misma dirección, en el menor tiempo posible.

A cualquier empresario le cuesta ver carencias en su empresa o idea (¿A quién le es fácil ver defectos en sus hijos?) y decidir los cambios apropiados. Una vez decidido a cambiar, hay que ver ¿qué se cambia? Ya que si, finalmente, todo sigue igual, los resultados serán los que eran o peores.

A veces temor, a veces desconocimiento, a veces ambas cosas, dificultan el relanzamiento de una empresa.

Hasta aquí, lo “fácil”, lo duro  viene en el siguiente paso, Implantar

Cambios

 

1.            DECIDIR CAMBIAR

Siempre existen mejores formas de hacer

Una vez aceptado esto, hay dos conceptos a tener en cuenta:

Todas las empresas pueden mejorar y ser relanzadas, a pesar de que estén viviendo un momento de éxito. De hecho, cuando todavía hay músculo financiero y ganas de evolucionar es cuando hay que Relanzar, cuando se decide hacerlo como mejora y no cuando hay que hacerlo como una huida hacia adelante o para escapar de una  ruina casi segura, ya que en este momento no hay financiación ni tiempo para esperar los resultados de los cambios.

La innovación no sólo es para empresas grandes que pueden asumir la implantación de nuevas tecnologías. La mayoría de las veces la innovación pasa por replantear y optimizar los procesos para conseguir optimizar sus medios. Tampoco, la innovación, tiene que ver siempre con un contexto tecnológico o industrial, también la detección de nuevas líneas comerciales, por ejemplo, lo es.

Por el contrario, las empresas pequeñas tienen enormes ventajas a la hora de innovar con relación a las grandes empresas, su capacidad de dar rápida respuesta a las necesidades del entorno, su dinamismo, su flexibilidad, a pesar de ello, a la pequeña empresa le sigue asustando la palabra Innovación.

Relanzando la empresa

Relanzando la empresa

Donde hay una empresa de éxito, alguien tomó alguna vez una decisión valiente. Peter Drucker

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>